OFICINAS DINÁMICAS, ESPACIOS FELICES: GUIA PRÁCTICA

Las organizaciones trabajan todos los días para encontrar el mejor equilibrio entre ser eficientes y rentables. Enfrentar retos como la disrupción digital, mejorar los procesos operativos para hacerlos más eficientes y aumentar los niveles de competitividad es sin duda el objetivo primario de los líderes empresariales.

Lo anterior refleja que una gran proporción de las organizaciones destinan la mayor parte de sus recursos para promover la cultura de productividad, entre mas productivos sean los equipos de trabajo, los indicadores de eficiencia y rentabilidad aumentarán y la sensación de que la compañía está en crecimiento será lo que los directivos percibirán. Esta idea en las organizaciones no debería ser la única que se promoviera y por el contrario, al igual que con la eficiencia y la rentabilidad, los niveles directivos deberían invertir gran parte de los recursos en lo que verdaderamente produce los resultados, el capital humano, que al final es quien ejecuta las estrategias que se definen para el crecimiento de las organizaciones.

Involucrar y dar autonomía a los empleados, contribuye a una sensación de bienestar sicológico y a una mayor satisfacción, felicidad y productividad. La gente reporta una gran sensación de confort cuando sienten control sobre su puesto de trabajo, trabajando en una ambiente agradable, lo que se traduce en un mayor sentido de pertenencia y mayor grado de satisfacción.

Para mejorar el grado de compromiso de los trabajadores, el espacio de trabajo debe diseñarse de forma que fomente su bienestar. Una vez que las organizaciones comprendan esta relación entre bienestar y compromiso, podrán diseñar espacios que afecten al grado de compromiso de los trabajadores. (Steelcase, 2016).

Existen innumerables estudios en donde la percepción de bienestar, felicidad y confort de los trabajadores son realmente bajos y no sienten un compromiso verdadero por su trabajo, sólo se limitan a cumplir y no se sienten a gusto con lo que hacen.

Steelcase en su estudio “el compromiso y el espacio de trabajo global”, determina que el 51,5% de los trabajadores de todo el mundo están en una escala entre muy insatisfechos e insatisfechos con sus oficinas y presentan un grado de compromiso entre muy bajo y bajo.

El cerebro humano trabaja significativamente mejor cuando se siente positivo, sólo el 25% del éxito en el trabajo se basa en el coeficiente intelectual; el 75% restante se refiere a cómo el cerebro cree que su comportamiento es importante, se conecta con otras personas y maneja el estrés. (S Archor, La Ventaja de la Felicidad, 2011).

DESDE NUESTRA PERSPECTIVA

Basados en la investigación, la observación y la experiencia hemos desarrollado un esquema del espacio que aumenta el bienestar, la felicidad y el confort dentro de las organizaciones pensado y diseñado para las personas que usan este espacio.

El análisis empieza verificando las condiciones actuales del espacio en los aspectos que tienen que ver con el ser humano: comodidad, la forma como luce (look), sonido, amplitud, movimiento, las sensaciones que produce, densidad, orientación, posturas de las personas y la calidad del aire. Estas condiciones permiten establecer los insights para determinar el ecosistema de espacios necesarios para generar bienestar y felicidad.

Durante la jornada de trabajo las personas experimentan diferentes necesidades y sensaciones; preocupación, estrés, hambre, cansancio, sueño, deben concentrarse e interactuar con mas personas y cada cosa debe ocurrir en el espacio adecuado. El ecosistema de espacios contempla todas estas áreas que proporcionan y ayudan a aumentar el bienestar y la sensación de felicidad en las personas lo que finalmente se traduce también en el aumento de la productividad.

Definimos el ecosistema de espacios para la felicidad como un conjunto de espacios donde las personas pueden desarrollar todas sus actividades de acuerdo a sus necesidades y sensaciones. Se trata de la combinación de cuatro áreas con diferentes configuraciones.

Área de colaboración y planeación: Espacios diseñados para la colaboración, reuniones y trabajo en equipo para potenciar la creatividad y la productividad, donde las herramientas tecnológicas son fundamentales para lograr los objetivos.

Área de trabajo: Son espacios asignados a cada trabajador, con mobiliario flexible para trabajar individualmente o en grupo. Es muy importante que se empodere al usuario del espacio y permitirle que lo personalice y lo caracterice.

Área de socialización: Estas áreas permiten tanto tomar un nuevo aire, relajarse, recargar baterías como llevar a cabo las tareas diarias, una reunión mas flexible o atender a los clientes de una forma más ágil y amable.

Área de recursos: Es un espacio donde los colaboradores encuentran las herramientas que les ayudan a ejecutar sus tareas diarias así como materiales para atender una reunión.

Entradas Relacionadas